Vuelven los días donde el e-commerce es el protagonista

Aunque en Colombia se celebran dos veces por año, el Black Friday y el Cyberlunes de noviembre, por su cercanía a navidad, adquieren un protagonismo relevante en un país donde las compras por internet han dejado de ser un acto de riesgo para la población.

Ambos días no son un invento nacional, sino una apropiación de la cultura estadounidense y que sin entrar al análisis del capitalismo, se han convertido en un evento donde las ventajas del e-commerce salen a relucir. Y es que hoy en día, más que promover el consumismo, el comercio electrónico se constituye en una herramienta que le permite a las personas tener una experiencia de compra con un alto grado de satisfacción.

Tener la posibilidad de elegir entre cientos de alternativas que solucionan una misma necesidad sin tener que recorrer una ciudad atestada de trancones, comparar precios y encontrarse siempre con algún bono de descuento o promoción; además de la ventaja del servicio de entrega en la puerta de la casa, son ventajas para las personas que así mismo se constituyen en variables de calidad en el servicio de una compañía.

Una muestra de esto es Seenerce, una plataforma virtual creada por Yettú para que las empresas puedan dar a mostrar su catálogo de productos en detalle, con vista 360º, botón de pago y con funcionamiento las 24 horas de todos los días de la semana.

 

Recomendaciones básicas al comprar por internet

Las posibilidades que ofrece internet para comprar un producto son ilimitadas. La variedad de referencias, precios y marcas le garantizan al usuario encontrar el artículo hecho a la medida de sus necesidades.

Pero para que esta experiencia sea grata, hay que tomar una serie de precauciones que eviten caer en estafas, compras engañosas o procesos tortuosos.

Elegir lo que se quiere

Muchas veces el usuario no solo llega a internet con la idea clara del artículo que quiere, también ocurre que mientras navega se encuentra con esa oferta o ese producto que llama su atención.

Pero que la exaltación por haber encontrado el “objeto del deseo” no le haga perder la cabeza.

Internet cuenta con gran número de opciones, asegúrese de haber consultado al menos tres páginas que ofrezcan aquello que usted desea, así podrá tener la oportunidad de hacer una comparación de precios, facilidades de pago y tiempos de entrega; y elegir así la mejor oferta.

Una vez hecha su elección tenga siempre presente:

  • Observar las especificaciones del producto y la “letra pequeña”. Las quejas de personas que cuando reciben su producto no es lo que esperaban son muy frecuentes. Eso pasa en gran medida por guiarse sólo por la foto y los detalles generales del artículo.
  • Tómese el tiempo de verificar la referencia y leer toda la información que le brinda la página. Para mayor seguridad, y si no está en la web del distribuidor del artículo sino de un intermediario, tome los detalles del producto y consulte más sobre éste en internet.
  • Verifique el tiempo de entrega del producto, la garantía y los costos del envío.
  • Consulte antes su extracto financiero y tenga a la mano datos personales y financieros, como la dirección para recibir el producto y el número de tarjeta de crédito, con el fin de agilizar el proceso de respuesta de los formularios requeridos.

 

No caer en trampas

Según la empresa financiera JP Morgan, las pérdidas anuales a nivel mundial por fraudes en internet son de 3,4 billones de dólares, mientras que la compañía Norton afirma que las víctimas por año son 556 millones.

¿Qué hacer al respecto?

  • Visitar únicamente sitios certificados y tiendas reputadas.
  • Verificar el detalle de las transacciones reportadas en los extractos mensuales de la tarjeta de crédito.
  • Utilizar dispositivos de confianza para hacer transacciones.
  • No haga nunca transacciones en sitios públicos, como un café internet.
  • Ubique los datos de contacto de los proveedores.
  • Jamás conteste un mail de un banco o un portal de compra y venta de artículos en donde le soliciten rectificar información financiera y personal. Estos sitios nunca lo hacen y por el contrario es una modalidad muy común de estafa.

Si usted toma las precauciones necesarias y se da el tiempo de consultar e investigar bien sobre el producto que le ofrecen en internet, el nivel de engaño o desilusión será mínimo y su experiencia de compra online será muy gratificante.